Otto Dix

Loading...

Buscar este blog

jueves, 29 de diciembre de 2011

Retratos Grotescos - Cabeza de vieja, Pieter Brueghel el Viejo

Cabeza de vieja
De Pieter Brueghel el Viejo 



          

             Otro retrato en el que se advierten las características de los llamados retratos grotescos en los que predomina todo aquello que es ridículo, extravagante, grosero u ordinario, por lo que se da en ellos una acentuación de los rasgos faciales hasta caricaturizarlos,  exageración de los defectos físicos, animalización de las facciones, claroscuros muy acentuados por el uso de pigmentos oscuros, etc., es este ejemplo magistral de una obra de Pieter Brueghel el Viejo (1525-1569),  artista que estuvo muy influenciado por el gran pintor Hieronymus Bosch, conocido como El Bosco.

            Cabeza de vieja, es una pintura sobre tabla de reducidas dimensiones, pero a pesar de ello muestra la gran maestría del maestro Brueghel el Viejo para hacer patente, con una gran carga de ironía, las deficiencias y peculiaridades de la propia humanidad, eligiendo como modelos aquellos que presentaban unas características casi arquetípicas entre las gentes más sencillas y humildes del pueblo, en las que los defectos humanos alcanzaban su mayor nivel de manifestación. Este cuadro fue pintado en los últimos años de su vida, y muestra a la anciana que sirve de modelo de perfil, con lo que la forma de su nariz queda patente en toda su magnitud, así como la frente inclinada hacia atrás, la boca desdentada sin apenas evidenciarse el trazo de los labios, todo lo que hace patente la ridícula fealdad de la mujer y su evidente gesto de idiocia que retrata con absoluta fidelidad al modelo, pero dotándolo, por la extraordinaria capacidad ilustradora del pintor, de la grandeza que tiene toda muestra de miseria humana cuando es captada y plasmada por la mirada atenta y genial de un gran artista.

            Brueghel utiliza en este cuadro, como era habitual en él, la técnica de pinceladas paralelas que provocan un efecto visual de rasgueado y claroscuro, éste último es uno de los elementos característicos del arte grotesco, porque este término proviene de “gruta” o "caverna", por lo que siempre está acompañado de ciertas tenebrosidades naturales en aquellas.




Pieter Brueghel el Viejo



                   Pocos datos se conocen de su biografía, pero se sabe que Bruegel era oriundo de Breda, probablemente, situada al sur de Brabante, y su fecha de nacimiento se situara entre los años 1525 y 1530.

                 Desde el año 1545 trabajó como aprendiz en el taller del pintor Pieter Coeck van Alst.  En1550 su nombre  aparece vinculado a la realización de un retablo para el gremio de los guanteros de Mecheln, aunque desgraciadamente, esta obra no se conserva.

                 El año 1551 Ingresa como maestro en el gremio de pintores de San Lucas de la ciudad de Amberes. Hecho muy importante en la vida de este pintor que ya pudo ejercer como artista independiente con taller propio.

                Bruegel , más tarde,  decide partir hacia Italia atravesando Lyon y  visita Roma., porque Italia era una ciudad de referencia para los artistas del norte  interesados en el arte renacentista. Regresa a Amberes, en 1556 y Bruegel se dedica sobre todo al grabado, los que realiza en la imprenta de Hieronymus Cock - quien más tarde  le encargaría algunas de sus telas más representativass-  de los que recibe un encargo de una serie de dibujos a la pluma al estilo de El Bosco, que era uno de los artistas más solicitados.  De ahí surgen sus obras como El Asno en la Escuela (1556) yLos Peces Grandes Devoran a los más Pequeños (1557), que tienen como inspiración refranes populares.  Le sigue la serie de los pecados capitales que se complementan con la de las virtudes. Todos estos dibujos fueron realizados para hacer grabados y estampas.

                    Los Refranes Neerlandeses, de 1558,  temas que eran muy populares en aquella época y de los que hizo un catálogo exquisito y detallado como no había hecho antes ningún otro artista.
                 En1559 el pintor cambia su nombre Brueghel por Bruegel, con el que ha pasado a la historia y crea una de sus obras capitales La Riña entre el Carnaval y la Cuaresma. Por entonces, el pintor  había adquirido una extensa cultura y  gozaba de múltiples relaciones con los intelectuales de la época, especialmente con los humanistas porque era muy respetado por su inteligente visión de la sociedad. Uno de sus valedores fue el cardenal Granvela, ministro de Carlos V y de Felipe II y gobernador de los Países Bajos, además de la alta burguesía que  sentía verdadera admiración por su obra.
                  La Caída de los Ángeles Rebeldes (1562) y El Suicidio de Saúl(1562), fueron obras que finalizan la estancia del pintor en Amberes y se traslada a vivir permanentemente en Bruselas. En dicha ciudad contrae nupcias con Mayken Coeck, la hija de su maestro.  Hijos de este matrimonio fueron Peter, nacido en 1564, y Jan en 1568. Ambos llegarían a ser prestigiosos  pintores  igual que su padre.  El mayor tuvo como apodo artístico El infernal y el segundo fue conocido como  El aterciopelado. Jan, el segundo hijo, trabajó en colaboración con el gran maestro de Flandes Peter Paul Rubens.

                      Bruegel pintaba incansablemente; pero sus obras nunca gozaron del apoyo oficial debido a la polémica que despertaba y, por ello, jamás  contaron con la aprobación oficial de la iglesiaLa Adoración de los Reyes Magos (1564) o La Muerte de la Virgen María (1564 fueron ejemplos del concepto demasiado humano que el pintor tenía de los santos. A pesar de ello, siempre encontraba innumerables compradoresLa Torre de Babel(1563)  la pintó por encargo del banquero Nicolas Jongheklinck, que llegó a reunir dieciséis obras del pintor y las utilizó como garantía de un préstamo que solicitó.

                    Su impecable técnica y la riqueza temática de sus cuadros convirtió a  Bruegel en uno de los pintores más cotizados de su época. Sus cuadros de paisajes  obtuvieron mucho éxito. Su segunda versión de La Adoración de los Reyes Magos (1567) es la primera representación pictórica de una nevada en la historia del arte.

                    Brueghel falleció el 5 de septiembre de 1569 con escasos cuarenta años, y en esas fechas se estaba produciendo la rebelión de los Países Bajos contra la dominación española.

Su obra nunca fue especialmente crítica con los males de su época y prefirió utilizar su ironía de inteligente factura para denunciar las injusticias y abusos cometidos en nombre de la religión  e intentó ilustrar a sus contemporáneos que la humanidad es uno más de los elementos que conforman del plan de la Creación, pero no el más importante.

               Como último gesto irónico, legó a su mujer el cuadro La Urraca sobre la Horca (1568). En esa época, se había legislado, por decreto real,  que  quienes  predicaran y difundieran una fe  distinta a la católica  debían morir en el patíbulo.